Tendencias

Consejos a la hora de elegir los muebles del baño.

Consejos a la hora de elegir los muebles del baño.

Una de las aspectos más relevantes a considerar a la hora de elegir el mobiliario para el baño es “la humedad”; actualmente existen materiales resistentes que repelen la mala condensación o las salpicaduras de agua procedente de la ducha y/o de la bacha.

En el caso de la madera, un material que se estropea facilmente con el agua, existen productos específicos que salvan esta condición. Sugerimos optar por revestimientos sintéticos o sometidos a tratamientos antihumedad.

Asimismo la mayoría de los muebles rústicos recurren para su fabricación a maderas tratadas o tropicales, como la de wengé, que resisten mejor la humedad y aumentan la durabilidad del producto.

Otro consejo de mucha utilidad es que cuando el mueble dispone de cajones, su apertura y cierre debe ser suave para evitar daños por impactos bruscos, hoy en día la utilización de guías touch down o guías telescópicas con freno reducen considerablemente los posibles golpes.

Es frecuente que el material del que están compuestos los cajones sea diferente al utilizado en la estructura del resto del mueble. Habitualmente, se recurre a la Melamina para este tipo de trabajos, este noble material aligera las composiciones. También se tendrá que tener en cuenta la capacidad interior de los cajones, en función al uso que se les vaya a dar.

La encimera o mesada es la parte del mueble que soporta la bacha. La bacha podrá estar encastrada o colocada sobre la mesada. En el primer caso, se tendrá que contemplar la reducción del espacio disponible en el interior del mueble, ya que en él se esconderá la bacha, el sifón y la tubería. Respecto a los materiales, las mesadas más habituales en su utilización son de mármol, granito, cristal o vidrio, o madera tratada.

Por otra parte, los accesorios, que cumplen una función auxiliar muy importante, deben contribuir a mantener la rigidez y brindar solidez al mueble. Se incluyen entre ellos las patas, las bisagras, los cierres y los tiradores del mueble, así como cualquier complemento que no forma parte del módulo o de su estructura.

También habrá que contemplar la calidad de los zócalos, que cumplen la función de cierre del espacio que queda entre el mueble y el suelo, y en los muebles suspendidos se deberá comprobar que el sistema de fijación a la pared resista su peso.

Otras cuestiones a las que hay que prestar atención son el encolado de los cantos y su forma, la cuál puede ser recta o redondeada; la calidad del cromado en los accesorios; y la resistencia del mueble a los productos de limpieza, al vapor de agua, la corrosión en herrajes y elementos metálicos, los impactos y, por último, pero no menor la tolerancia del color a la luz.

 

Fuente: http://www.consumer.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Recomendar
Imprimir Página

Más notas, artículos y novedades